Que no te corten las alas.

10252157_10203799650496375_8841134109916084218_n

 

Que no te corten las alas. Que nadie te impida volar tan alto como mereces. Que las malas palabras no acallen tu grito de libertad, dignidad y fuerza. Nunca. Que nunca lo hagan.

Vuelas tan alto como soñaste, y aún llegarás más lejos si aprendes que los fracasos, cuando no son tuyos, no te enseñan nada. Hay que sufrir para conquistar, hay que luchar para obtener; nadie te dará nada a cambio de tu sonrisa, salvo los que te queremos. Esos que te vemos como a una estrella. Esos mismos a quienes tus fracasos les parecen trampolines para saltar más y más alto.

Que no te corten las alas, que nadie se atreva a hacer pequeños tus sueños, que el viento no pueda llevarse ninguna de tus promesas. Apareces, en el cielo, con el nombre de la esperanza, la justicia y la constancia.

Que una decisión injusta no sea la guía de tu futuro, ni la incompetencia mostrada el espejo de la sociedad que sueñas. Que nadie se atreva a cuestionar tu trabajo cuando se hace con el corazón y no con las manos, que a nadie se le pase por la cabeza poder aguantar, en el aire, más que tú, en el sueño sin noche de cada nuevo proyecto. Que no te corten las alas. Que no lo hagan.

Quieres aprender y ya nos enseñas que no hay obstáculo tan infranqueable como una causa perdida echada a perder, y lo haces convirtiendo tus causas perdidas en aprendizajes ganados, tus resultados inesperados en oportunidades más seguras, tus lágrimas, en definitiva, en una fina lluvia de alegría. Puedes dormir tranquilo, dueño de tu propio futuro… Al menos, tú puedes dormir tranquilo. Porque triunfaste. Porque aprendiste que intentar no siempre es lograr, pero merece la pena sentir la justicia de intentarlo.

Siempre hay que guardar las fuerzas para ganar la batalla.

Tienes el mayor hechizo en tus manos: la vida. Puedes moldearla a tu gusto, ser el héroe de un cuento de hadas o la estrella brillante de una historia de amor. No te está permitido caer, porque todo lo que te atrevas a soñar estará a tu alcance.

Que no te corten las alas. Que nadie te impida volar tan alto como mereces. Que las malas palabras no acallen tu grito de libertad, dignidad y fuerza. Nunca. Que nunca lo hagan.

Que nunca dejes de elevarte sobre el resto del mundo.

Que nunca dejes de volar.

Anuncios

5 pensamientos en “Que no te corten las alas.

  1. Volamos pues? Defenderé mis alas hasta lo imposible.
    Gracias cielo. Preciosas y sabias palabras que hacen pensar.
    Un besazo va volando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s